Sistema de ahorro de combustible: mitos y verdades

sistema-de-ahorro-de-combustible-mitos-y-verdades

¿Cumplen lo que prometen? ¿El ahorro es real? Te explicamos los que sí, los que no, y los que nunca debes comprar. 

Desde hace décadas, se han comercializado al público todo tipo de sistemas de ahorro de combustible. 

Estas cosas vienen en todas las formas y tamaños, cada una de las cuales promete reducir significativamente el uso de gasolina de cada carro. Sus bondades suenan casi milagrosas, ¿pero producen resultados reales?

Aquí te explicamos qué son, cuáles hay y si debes gastar el dinero que intentas ahorrar en ellos o probar algo más .

Aquí vamos.

¿Qué son los dispositivos de ahorro de combustible y cómo se utilizan?

Un sistema de ahorro de combustible son pequeños dispositivos que se conectan a un  componente del motor  o en cualquier parte del sistema de combustión interna para hacer exactamente lo que sugiere su nombre: reducir la gasolina.

¿Qué tipos de dispositivos de ahorro de combustible existen?

  1. Generadores de hidrógeno: en pocas palabras, estos dispositivos utilizan agua para generar hidrógeno que se suministra al motor. Este proceso supuestamente proporciona al vehículo más potencia y mejor kilometraje. 

Desafortunadamente, estos generadores no producen suficiente hidrógeno para marcar una diferencia significativa en el kilometraje final.

  1. Ionizadores de combustible: estos dispositivos se conectan a su sistema de combustible, generalmente entre la bomba y el inyector. Supuestamente crean un campo iónico que hace que el diesel se vaporice más, lo que facilita que se queme en el motor. 

¿La realidad? Los inyectores de combustible modernos ya convierten el combustible en una fina neblina, lo que permite que la mayor parte se queme.

  1. Ionizadores del motor: aquí hay otro tipo de ionizador, uno que se conecta directamente al motor. La promesa es la misma: ionizar el combustible y hacerlo más fácil de quemar. ¿La diferencia? Está directamente en el motor en lugar de la línea de combustible.
  1. Dispositivos de vórtice de admisión: estos dispositivos manipulan la forma en que el aire ingresa al motor, supuestamente mejorando el proceso de combustión. Desafortunadamente, hacen más daño que bien. 

Cuando la computadora del automóvil detecta que algo anda mal con la entrada de aire del motor, intentará ajustar el flujo de combustible. Al final, tendrás un proceso de combustión ineficiente y problemático. 

  1. Imanes: Estos dispositivos están diseñados para engancharse en la línea de combustible, lo que supuestamente lo afecta, haciéndolo más fácil de quemar. 

Bueno, para empezar, el combustible no es magnético. Además, un pequeño imán no hará gran diferencia. En todo caso, los imanes pueden afectar a los dispositivos electrónicos cercanos, así que ten cuidado. 

  1. Dispositivos de encendido: estos dispositivos son bujías ‘especiales’ que pretenden quemar combustible de manera más eficiente. Algunos afirman que lo hacen más caliente, más rápido o simplemente mejor de alguna manera. 

No tiene mucho sentido tener un dispositivo que mejore el encendido ya que el motor y sus componentes ya están diseñados para hacer el trabajo lo mejor posible.

  1. Inyectores: algunos dispositivos se enfocan en inyectar sustancias en la línea de gasolina como agua o vapor de combustible. 

Los inyectores de agua afirman que evitan la detonación, el fallo de encendido u otros problemas del motor. Sin embargo, esos problemas ya son poco probables en el motor promedio de hoy en día. 

  1. Catalizadores de combustible: bueno, estos no son dispositivos, sino metales que se colocan directamente en el tanque, lo que supuestamente provoca reacciones con el combustible y hace que el proceso del consumo sea más eficiente.
  1. Aditivos: estas son las pequeñas botellas o latas que encuentras en casi todas partes hoy en día, destinadas a ser vertidas en el tanque de combustible. Puede que ofrezcan algún beneficio, pero sus  promesas tienden a exagerar la realidad.

Entonces, ¿existe algún dispositivo que realmente funcione a la hora de ahorrar gasolina. 

Sí, y aunque no lo creas, el único sistema de ahorro de combustible real es un gps para autos.

La única manera real y probada en la que puedes llevar un control de combustible adecuado es teniendo buenos hábitos de conducción como evitar el ralentí excesivo, las rutas congestionadas, y los caminos más largos hacia tus destinos habituales, mismos que se pueden monitorear con un dispositivo de rastreo satelital.

Por ejemplo, con Zeek GPS, puedes programar tus rutas para evitar lo más que puedas los semáforos o saber con antelación sobre algún accidente, vía cerrada o embotellamiento. 

También recibirás reportes mensuales para conocer cuánto tiempo pasaste en ralentí, cada cuánto estás cargando gasolina y si tu vehículo podría tener alguna falla como fuga de combustible. 

Así que, si vas a invertir un poco de dinero para ahorrar MUCHO combustible, hazlo de manera inteligente y disfruta de mucho más beneficios que quizá ni habías considerado

Conoce todas nuestras soluciones aquí.

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Artículos Relacionados